lunes, 12 de junio de 2017

Bella y heroica.

Por: Mauricio Vargas Gonzalez

Fueron desplazados por los cañones humeantes. No fue un viaje fácil, el recorrido estuvo preñado de peligro inminente, el minotauro de la guerra los acechaba a cada paso, en los caminos, las vías, montañas, ríos, valles, veredas, hogares, en sus cabezas, en cualquier lugar, secuestrándolos y sometiéndolos a un terrible cautiverio. Cercados en un gigantesco laberinto de sangre, venganza y motosierra. Una fatalidad que aparece como ineludible los atrapa, si el sacrificio no lo cumple una generación, entonces lo paga la próxima. Años después sus hijos se preguntan ¿No nacimos pa’ semilla?
Campesinos humildes y laboriosos, lentos para hablar y hacer, pacientes con los ciclos, bondadosos con su entorno. Trabajan la tierra con cuerpo y alma en una simbiosis creadora de vida. Sorprende la infinita gratitud con que adoran y le cantan a las plantas, las flores, el Sol y la Luna, a la brisa y la lluvia. El sudor fertiliza la tierra con esperanza. La sensibilidad se exalta cuando de ese suelo acariciado brotan frutos para continuar soñando.

http://nuevagaceta.co/inicio/bella-y-heroica

No hay comentarios:

Publicar un comentario