miércoles, 23 de noviembre de 2016

El Opio en las nubes. (Postmodernas)





Por: Mauricio Vargas.

Hay una tarea revolucionaria pendiente y fundamental en el campo de la cultura y las ideas:

Derrotar el posmodernismo como opio de la academía y de los movimientos sociales.

Solo con una teoría basada en la ilustración, en la racionalidad y en la ciencia es posible conjurar asuntos como el cambio climático y enfrentar lo que se conocer como el "Dark Enlightenment(1)" o "Iluminismo oscuro" -una tendencia neoreaccionaria, aceleracionista y maltusiana- que nace como el producto o la mercancía más fina de la globalización neoliberal del Siglo XXI.

La Tierra vive su nuevo renacimiento: El Antropoceno acompañado de una sociedad que se fragmenta , en donde las desigualdades y la segregación aumentan.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Ojos bien cerrados (Eyes Wide Shut) un comentario sobre la época.




Por: Mauricio Vargas.


Stanley Kubrick es un director norteamericano quien al lado de Scorsese, Ford Copola, Polanski, representan lo mejor de una época en las producciones cinematográficas internacionales. Conocido por películas como la Naranja Mecánica, Lolita y 2001: Una odisea en el espacio.
Martin Scorsese alguna vez acuño: "Uno de sus filmes… es equivalente a 10 de otro director. Ver una película de Kubrick es como mirar la cúspide de una montaña. La miras y te preguntas ¿Como pudo alguien escalar tan alto?”.
Ojos bien cerrados (Eyes Wide Shut: 1999.) fue su última película, con Nicole Kidman y Tom Cruise, como protagonistas, ambientada en la "capital del mundo" New York y con un interesante texto sobre una pareja arribista de clase media y subtextos que abarcan desde la lucha de clases hasta el esoterismo clandestino de la élite. Puede ser esta película un agudo comentario sobre la cultura de la humanidad contemporánea en pleno tránsito del siglo XX al XXI. Un comentario sobre la condición humana y sobre la miseria posmoderna en términos de la ética y la existencia, o de la ética de la existencia.

sábado, 19 de noviembre de 2016

La Plebitusa, el new age y el buen materialismo dialéctico.



Por: Mauricio Vargas.





La Plebitusa, el new age y el buen materialismo dialéctico.

Hay un aspecto de la victoria del NO en el Plebiscito por la Paz que llama mucho la atención: La iglesia pone votos y con la “ideología de género” ponen a la gente a discutir y votar por asuntos morales y biológicos, en pro de unos valores que coinciden con los intereses materiales de terratenientes y lafuntidistas.  Un sector de la iglesia y esta clase social de poseedores de grandes extensiones de tierra terminaron encarnando esa tendencia a nivel mundial que algunos denominan una revolución conservadora -Ucrania, Brexit, Siria, Trump-.


En sus orígenes la política y la religión estuvieron juntas. Ambas regían la vida de los hombres en lo terrenal y en lo subliminal. Desde el punto de vista del logos brindaba una comprensión global y articulada de la existencia de la tribu, una mitología. Desde el punto de vista terrenal, brindaban una justificación y una legitimación hacia un poder establecido, en el caso de las sociedades esclavistas, la religión era un pilar importante en para el gobierno. Tenía connotaciones individuales pero también públicas y colectivas. También en sociedades agrarias precarias, servía como fuente de derecho, para regular la conducta y establecer reglas de convivencia.  

Considero que la religión como sistema de poder o de gobierno ya cumplió su papel histórico, aunque es preocupante ver que  movimientos fascistas como ISIS estén reviviendo ese arcaico esquema de mesclar religión dogmática y sectaria con intereses económicos y políticos de las élites; contribuyendo al holocausto del medio oriente y reanimando el fantasma del terrorismo en Europa apoyado en los jóvenes de las clases más empobrecidas y segregadas de las sociedades industriales avanzadas.

Aun así la religión todavía puede tener un papel importante en lo que respecta a la asistencia, terapia y sanación en un mundo saturado y lleno de estrés, velocidad y preocupaciones, y más allá  aún, puede jugar un papel progresistas e histórico si conectan sus cosmovisiones y prácticas con el asunto del cambio climático y el cuidado del medio ambiente, es decir, si asume una postura positiva en la contradicción fundamental hoy en día del Capital vs la vida.

lunes, 14 de noviembre de 2016

La cognición científica, la lógica científica hegeliana y el materialismo dialéctico. Sobre el del trabajo de Lenin: Resumen de la Ciencia de la Lógica de Hegel. Primera entrega.

Por: Mauricio Vargas.








La cognición científica, la lógica científica hegeliana y el materialismo dialéctico.
Sobre el del trabajo de Lenin: Resumen de la Ciencia de la Lógica de Hegel.

Primera entrega.


En la política las alianzas son fundamentales toda vez que estas obedecen a concentrar las fuerzas de un bando para lograr mayor peso que el adversario y lograr así un objetivo político. Siempre la política de alianzas debe partir de la correlación de fuerzas y en el caso de las fuerzas  democráticas, su política debe ser la de la amplitud y la convergencia. Pero en la política -así como en la ciencia- la diferenciación también es fundamental.

La filosofía siempre ha estado en estrecho contacto con la política, toda vez que esta es la que brinda un marco o sistema de pensamiento, un método y una inspiración.  La filosofía desde sus primero desarrollos en Grecia, se ha dividido en dos campos fundamentales: el campo del idealismo y el campo del materialismo. Entre la dialéctica y la metafísica.  En el idealismo y la metafísica, las ideas y los prejuicios son lo fundamental y lo principal, para el materialismo y la dialéctica, lo fundamental son los hechos y las contradicciones. Para el idealismo primero es la idea, luego la materia, para el materialismo, primero es la realidad, la materia, luego las ideas, pero su vez las ideas correctas servir de guía para en la práctica cambiar y transformar esa realidad inicial en otra nueva.